Juan Pablo Chadid: «Nuestra visión sobre la industria del juego no ha cambiado: seguimos preparándonos para los desafíos del futuro»

La compañía IGT no ha estado ajena a los estragos y las dificultades que continúa causando la pandemia de COVID-19 y la forma en que ha afectando la industria de las loterías y juego de azar en todo el mundo. «Nuestra empresa ha tomado múltiples medidas para poder evitar el contagio y evitar la propagación. Las primeras, por supuesto, parten por proteger a nuestros colaboradores», indica Juan Pablo Chadid, vicepresidente de IGT para América Latina, en la división de Loterías.

Para ello, IGT canceló los viajes de negocios, incluso antes del inicio de las cuarentenas, y adoptó nuevas formas de trabajo utilizando herramientas que facilitan las reuniones virtuales. Para los empleados que por su función no pueden operar de forma remota, la compañía adoptó distintas medidas de higiene y seguridad para evitar el contagio y la propagación del virus.

«Ya pasamos a tener prácticamente el 100% de nuestro call center alrededor del mundo funcionando de manera remota, con los operarios trabajando desde sus hogares. Por lo tanto, se mantiene esa seguridad para ellos, pero también se mantiene la continuidad de los servicios al 100% para nuestros clientes, que es una de nuestras preocupaciones más importantes», indica Chadid.

IGT en Latinoamérica

Para IGT existe un alto potencial de desarrollo de negocios, productos y nuevos canales en Latinoamérica. En estos momentos de crisis sanitaria, para Chadid la realidad pasa por generar las condiciones de distanciamiento social que permitan preservar la salud de todos y continuar con los negocios.

«La visión de nuestra empresa con respecto a la industria no ha cambiado. Seguimos pensando que es una industria que continúa desarrollándose, que continúa mirando hacia las nuevas tecnologías y que continúa mirando hacia los nuevos canales. Y así estamos trabajando con todos nuestros clientes alrededor del mundo, para buscar cuál es el futuro, también cuál es el presente e ir preparándonos para los desafíos que nos van apareciendo, siendo esta pandemia de COVID-19, uno de los más grandes o el más grande que nos ha tocado enfrentar a todos», concluye el vicepresidente de IGT para América Latina.