Francesco Rodano: «América Latina es una de las regiones que observamos con mayor interés»

Transcribimos el testimonio de Francesco Rodano, Chief Policy Officer de Playtech, respecto a la situación de la compañía en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Como Playtech es una empresa que cotiza en la bolsa, tenemos procesos de gestión de riesgos que se auditan y prueban regularmente. A pesar de que nadie podía esperar la actual emergencia, la compañía estaba lista para enfrentarla cuando comenzó.

Siendo una compañía de tecnología, el cambio a trabajo remoto ha sido sencillo. No sufrimos ningún impacto en las operaciones, ni en el desarrollo de software o incluso en la atención hacia nuestros muchos clientes y socios. Por supuesto, ya no hay viajes de negocios, pero gracias a las aplicaciones de videollamada siempre estamos en estrecho contacto entre nosotros y con nuestros socios externos.

De alguna manera, la gestión del tiempo se ha vuelto aún más eficiente. Playtech siempre ha sido muy cuidadosa en la protección de sus empleados. Por ejemplo, organizando talleres sobre bienestar y salud mental y ayudando a otros incentivando el voluntariado y la recaudación de fondos para buenas causas. Este enfoque se ha fortalecido aún más en este período.

Hay regularmente seminarios de psicología positiva, programas de aprendizaje virtual para los empleados y en las numerosas oficinas que tenemos en todo el mundo, Playtech ofrece sus conocimientos, tecnología y activos para apoyar a las comunidades locales y a las organizaciones benéficas para tratar de ayudar a minimizar el impacto de la emergencia del coronavirus. Debo decir que esta situación ha reforzado nuestro espíritu de equipo y más.

Me preguntaron cómo cambió nuestra misión en el último año, antes de la emergencia sanitaria actual. Nos hemos comprometido seriamente en promover un enfoque más responsable en el juego. Hemos invertido tiempo y recursos para desarrollar herramientas que permitan analizar patrones de comportamiento para identificar a aquellos que corren el riesgo de convertirse en problemáticos. Hemos estado probando mensajes de pantalla personalizados para aquellos jugadores que muestran signos o riesgos. Estamos liderando estudios para en un futuro poder eliminar de los juegos aquellas características que puedan causar adicción en los jugadores vulnerables.

Todas estas actividades son aún más importantes en este período en el que algunos jugadores pueden experimentar una mayor vulnerabilidad. Por ello, estamos plenamente centrados en el cumplimiento de los compromisos de la industria en materia de juego seguro y de los códigos de conducta específicos que se están adoptando en muchos países para proteger aún más a los consumidores.

Personalmente, creo que los esfuerzos de la industria del juego en esta fase también pueden representar una gran oportunidad para todo el sector cuando la emergencia haya finalmente terminado. Si mantenemos y mejoramos aún más este compromiso genuino con la seguridad del juego, tendremos la oportunidad de eliminar esa pátina negativa que está afectando la reputación de todo el sector alrededor del mundo.

Por último, respecto a Playtech en América Latina, para nosotros es una de las regiones que observamos con mayor interés. Ya estamos trabajando con Colombia y México, donde firmamos los acuerdos históricos con los operadores locales. Además, recientemente solicitamos una licencia en la provincia de Buenos Aires. Y Brasil, que está implementando la ley que introduce las apuestas deportivas, puede convertirse rápidamente en uno de los mayores mercados regulados del mundo.

Muchas otras jurisdicciones de la región están discutiendo nuevas leyes para regular las apuestas y algunos países ya las han aprobado. Este proceso está teniendo lugar unos años más tarde que en Europa. Los encargados de formular políticas en América Latina tienen ahora la oportunidad de aprender de las experiencias europeas, incluidos los numerosos errores, e introducir marcos reglamentarios sensatos para fomentar mercados de capital eficaces y, lo que es más importante, sostenibles. Se trata de un reto complejo para los reguladores. Por eso siempre nos complace compartir con ellos nuestra experiencia en los muchos países regulados en los que hemos estado trabajando.